Bacterias atípicas: Mycoplasma pneumoniae y Chlamydia pneumoniae

Google+ Pinterest Respuesta Tumblr +

Qué son las bacterias atípicas

En la década de 1930, los científicos identificaban neumonías que catalogaban como “atípicas”. Esto en comparación con las características observadas en las neumonías típicas. Los pacientes con neumonía atípica tienden a no estar tan enfermos y muestran síntomas por más tiempo. Es posible que no respondan a algunos antibióticos utilizados para tratar la neumonía típica. En 1944, los científicos descubrieron el agente que causa la neumonía atípica. Tiempo después la llamaron  Mycoplasma pneumoniae. También se le puede referir como  neumonía por Mycoplasma pneumoniae.

Al principio, los científicos pensaron que era un virus u hongo, así que eligieron el nombre “micoplasma“, que en griego significa “hongo formado”. Finalmente, los científicos aprendieron que es una bacteria con muchas características únicas.

Pulmones con neumonía por mycoplasma pneumoniae

Qué es la Mycoplasma pneumoniae

Mycoplasma pneumoniae es un tipo de bacteria atípica que comúnmente causa infecciones leves del sistema respiratorio. De hecho, la neumonía por Mycoplasma pneumoniae a veces se conoce como neumonía errante. Esto porque los síntomas tienden a ser más leves que la neumonía causada por otros gérmenes. El tipo más común de enfermedad causada por estas bacterias, especialmente en niños, es la traqueobronquitis, comúnmente llamada resfriado de pecho. A veces, la Mycoplasma pneumoniae puede derivar en neumonía, una infección pulmonar más grave que puede requerir atención en un hospital.

Neumonía por Mycoplasma pneumoniae

La Mycoplasma pneumoniae es un tipo de bacteria que causa enfermedades al dañar el revestimiento del sistema respiratorio (garganta, pulmones, tráquea). La neumonía por mycoplasma pneumoniae se transmite de persona a persona. La bacteria se propaga al toser o estornudar, lo que crea pequeñas gotas respiratorias en el aire que contienen la bacteria. Otras personas inhalan o aspiran la bacteria.

Las personas sin síntomas pueden portar la bacteria en nariz o garganta en un momento u otro y también pueden propagar la bacteria.

La mayoría de las personas que pasan poco tiempo con alguien que está enfermo de Mycoplasma pneumoniae no se enferman. Sin embargo, es común que la bacteria se propague entre las personas que viven juntas. Las infecciones por Mycoplasma pneumoniae generalmente tienen largos períodos de incubación. Este se define como el tiempo entre la inhalación de la bacteria y el desarrollo de los síntomas. El período de incubación suele ser de una a cuatro semanas.

Los brotes de Mycoplasma pneumoniae se producen principalmente en lugares concurridos como escuelas, dormitorios universitarios, cuarteles militares, asilos y hospitales. Durante los brotes escolares, si las personas en la comunidad se enferman, generalmente son miembros de la familia de niños en edad escolar.

Signos y síntomas

Los niños que contraen la infección por Mycoplasma pneumoniae generalmente tienen signos que parecen más un resfriado que neumonía. En general, la enfermedad causada por neumonía por Mycoplasma pneumoniae es leve. Estas bacterias pueden causar varios tipos de infecciones.

El tipo más común de enfermedad, especialmente en niños, es la traqueobronquitis, comúnmente conocida como resfriado de pecho. Los síntomas comunes de un resfriado de pecho incluyen:

  • Dolor de garganta
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Tos que empeora lentamente y que puede durar semanas o meses
  • Dolor de cabeza

Mujer con tos por neumonía por mycoplasma pneumoniaeLos expertos han estimado que hasta una de cada 10 personas que se infectan de Mycoplasma pneumoniae desarrollan neumonía. Los síntomas comunes de la neumonía incluyen:

  • Tos que puede producir moco
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Falta de aliento
  • Dolor de pecho
  • Fatiga

Los niños menores de cinco años a menudo no tienen fiebre cuando tienen una enfermedad causada por Mycoplasma pneumoniae. En cambio, pueden tener signos que parecen más de un resfriado que de neumonía. Algunas veces tienen sibilancias, vómito o diarrea.

Tratamiento neumonía por Mycoplasma pneumoniae

Las infecciones por Mycoplasma pnuemoniae son generalmente leves, pero algunas personas pueden necesitar atención hospitalaria.

La mayoría de las personas se recuperará de esta enfermedad sin medicamentos. Sin embargo, si alguien desarrolla neumonía por Mycoplasma pneumoniae (infección pulmonar), generalmente se receta tratamiento con antibióticos. Los antibióticos pueden ayudar a los pacientes a recuperarse de la enfermedad más rápido si se comienza desde el principio.

Hay varios tipos de antibióticos disponibles para tratar la neumonía por mycoplasma pneumoniae. Algunas cepas son resistentes a algunos antibióticos utilizados para el tratamiento.

Prueba de diagnóstico para Mycoplasma pulmonaeComplicaciones

Si bien la neumonía por Mycoplasma pneumoniae es por lo general una enfermedad leve, pueden ocurrir complicaciones graves. Esto resulta en la necesidad de atención hospitalaria. Las infecciones por Mycoplasma pneumoniae pueden causar o agudizar las siguientes complicaciones:

  • Neumonía grave
  • Ataques de asma o nuevos síntomas de asma
  • Encefalitis (hinchazón del cerebro)
  • Anemia hemolítica (muy pocos glóbulos rojos, lo que significa menos células para suministrar oxígeno al cuerpo)
  • Falla renal
  • Trastornos de la piel (síndrome de Stevens-Johnson, eritema multiforme, necrólisis epidérmica tóxica)

Además de la neumonía por Mycoplasma pneumoniae, existen otras bacterias consideradas atípicas. Otra de las principales es la Chlamydia pneumoniae. A continuación veremos cómo es la infección por esta segunda bacteria.

Neumonía por Chlamydia pneumoniae

La Chlamydia pneumoniae es un tipo de bacteria que puede causar infecciones del tracto respiratorio, como la neumonía. Chlamydia pneumoniae es una causa de neumonía adquirida en la comunidad, es decir, desarrollada fuera de un hospital. No todas las personas expuestas a Chlamydia pneumoniae desarrollarán neumonía.

Chlamydia pneumoniae es un patógeno bacteriano que ha sido investigado durante mucho tiempo como un posible factor de desarrollo o exacerbado en diversas patologías. Tiene un estilo de vida único y la capacidad de diseminarse por todo el huésped. Persiste con relativa seguridad frente a la respuesta inmune, lo que ha colocado a este patógeno intracelular como un factor potencialmente mitigante en las enfermedades inflamatorias crónicas. Se ha realizado muchos estudios correlativos en animales para confirmar o negar el papel de la infección por C. pneumoniae en estos trastornos. En algunos casos, se realizó ensayos clínicos con antibióticos para probar un vínculo entre las infecciones bacterianas y la aterosclerosis. En esta revisión, detallamos la información más reciente sobre el papel potencial que la infección por Chlamydia pneumoniae puede tener en las enfermedades inflamatorias crónicas.

Qué es la Chlamydia pneumoniae

Chlamydia pneumoniae es una bacteria que infecta el tracto respiratorio. La mayoría de las personas están expuestas a Chlamydia pneumoniae a lo largo de sus vidas. Esta tiene una prevalencia de anticuerpos del 50% a los 20 años y del 80% a los 60–70 años. Aunque la infección por Chlamydia pneumoniae es predominantemente asintomática o leve, puede provocar el desarrollo de enfermedades agudas de las vías respiratorias superiores e inferiores. Esto incluye bronquitis, faringitis, sinusitis y neumonía.

Taxonomía del orden Chlamydiales

Ilustración de pulmones infectadosHistóricamente, el orden Chlamydiales incluye la familia Chlamydiaceae, con un solo género, Chlamydia; y cuatro especies: Chlamydia trachomatis, Chlamydia psittaci, Chlamydia pneumoniae y Chlamydia pecorum. Más recientemente, a partir del análisis de las secuencias de los genes del ARNr 16S y 23S, se comprobó que existían diferencias entre C. trachomatis y el grupo C. psittaci-C. pneumoniae, lo que llevó a dividir esta familia en dos géneros diferentes: Chlamydia y Chlamydophila, respectivamente. No obstante, junto con los géneros anteriores, patógenos humanos, existen otros, pertenecientes al orden Chlamydiales, que carecen, en estos momentos, de interés clínico.

Chlamydophila pneumoniae es conocido actualmente por ser un agente productor de enfermedad respiratoria aguda, incluyendo neumonía, bronquitis, sinusitis y faringitis. También es conocida por las investigaciones que la relacionan con la arteriosclerosis, entre otras enfermedades. Este organismo fue aislado por primera vez en 1965, de la conjuntiva de un niño taiwanés durante la vacunación antitracoma.

Infección por Chlamydia pneumoniae

La infección por Chlamydia pneumoniae y su relación con las enfermedades inflamatorias crónicas sigue siendo un tema controvertido. Un creciente conjunto de evidencia muestra que C. pneumoniae no solo está involucrada en la infección respiratoria, sino que también contribuye a la patogénesis de una variedad de enfermedades inflamatorias. Algunos ejemplos son aterosclerosis, artritis, asma, cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Asimismo, trastornos neurológicos, como Alzheimer, esclerosis múltiple y esquizofrenia. En esta revisión, investigamos los últimos hallazgos sobre el papel de C. pneumoniae en el desarrollo y/o exacerbación de enfermedades inflamatorias crónicas.

Causas, propagación y población de riesgo

Chlamydia pneumoniae es un tipo de bacteria que causa infecciones del tracto respiratorio, como la neumonía (infección pulmonar). La bacteria causa enfermedades al dañar el revestimiento del tracto respiratorio, incluida la garganta, la tráquea y los pulmones. Algunas personas pueden infectarse y tener síntomas leves o nulos.

Cómo se extiende

Las personas transmiten Chlamydia pneumoniae al toser o estornudar, lo que crea pequeñas gotas respiratorias que contienen la bacteria. Otras personas aspiran la bacteria por nariz o boca. Las personas también pueden enfermarse si tocan algo con gotas de una persona enferma y luego se tocan la boca o la nariz.

La mayoría de las personas que pasan poco tiempo con alguien que tiene infección por Chlamydia pneumoniae generalmente no se enferman. Sin embargo, es común que la bacteria se propague entre las personas que viven juntas. Las infecciones por Chlamydia pneumoniae generalmente tienen largos períodos de incubación (el tiempo entre la respiración de la bacteria y el desarrollo de los síntomas). Los síntomas generalmente comienzan de tres a cuatro semanas después de la exposición.

Población de riesgo

Personas de todas las edades pueden enfermarse por Chlamydia pneumoniae. Con mayor frecuencia infecta a las personas por primera vez cuando son niños en edad escolar o adultos jóvenes. Sin embargo, la reinfección es más común en adultos mayores. Las personas con mayor riesgo incluyen aquellas que viven o trabajan en entornos donde confluyen muchas personas. Es ahí donde suele ocurrir los brotes. Los adultos mayores tienen mayor riesgo de enfermedad grave por infección por Chlamydia pneumoniae, pues esta puede complicarse en neumonía.

Signos y síntomas

En general, la infección por Chlamydia pneumoniae es una enfermedad leve que con mayor frecuencia causa una infección del tracto respiratorio superior. Estas infecciones del tracto respiratorio superior pueden incluir dolor de garganta o una infección de oído o seno. Los síntomas comunes incluyen: Ilustración pulmón con bacterias diversas

  • Escurrimiento nasal
  • Congestión nasal
  • Fatiga
  • Fiebre baja
  • Ronquera o pérdida de la voz
  • Dolor de garganta
  • Tos que empeora lentamente y que puede durar semanas o meses
  • Dolor de cabeza

Chlamydia pneumoniae también puede causar infecciones del tracto respiratorio inferior como bronquitis e infecciones pulmonares como la neumonía. Algunos reportes dicen que las personas con neumonía por Chlamydia pneumoniae tienen más probabilidades de tener laringitis en comparación con las personas con otros tipos de neumonía bacteriana.

Los síntomas pueden demorar de tres a cuatro semanas en aparecer después de que alguien ha estado expuesto a la bacteria. Los síntomas también pueden continuar durante varias semanas después de que comienzan.

Diagnóstico

Los médicos pueden evaluar si un paciente tiene infección por Chlamydia pneumoniae mediante:

  • Prueba de laboratorio que consiste en tomar una muestra de esputo (flema) o hisopo de nariz o garganta
  • Prueba de sangre

Tratamiento

En ocasiones, los médicos pueden usar antibióticos para tratar las infecciones por C. pneumoniae. Sin embargo, la mayoría de las personas se recuperan espontáneamente, sin medicamentos. Los médicos pueden usar varios tipos de antibióticos para tratar las infecciones por C. pneumoniae.

Complicaciones

La infección por C. pneumoniae suele ser una enfermedad leve. Sin embargo, pueden ocurrir complicaciones graves que provoquen la necesidad de atención o tratamiento hospitalario. Las complicaciones incluyen:

  • Encefalitis (inflamación en el cerebro)
  • Miocarditis (inflamación del corazón)
  • Infección crónica

Algunos expertos creen que la infección crónica por C. pneumoniae podría contribuir a afecciones crónicas, como asma, artritis y aterosclerosis (acumulación de placa en las arterias).

Tu opinión es importanteTodo diagnóstico: tu opinión es importante

Nuestro objetivo en Todo Diagnóstico es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso  que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Finalmente, ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuente

Porritt, R.& Crother, T.. (2019). Chlamydia pneumoniae Infection and Inflammatory Diseases. 6 de marzo de 2020, de US National Library of Medicine Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6345537/ 

Camacho, A., Villegas, E. et al.. (2008). Chlamydophila pneumoniae: desde su proteómica hasta la arteriosclerosis. 10 de marzo de 2020, de Revista Enfermedades infecciosas y Microbiología clínica Sitio web: https://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28-articulo-chlamydophila-pneumoniae-desde-su-proteomica-S0213005X08752790

U.S. Department of Health & Human Services (2018). Mycoplasma pneumoniae Infections. 6 de marzo de 2020, de National Center for Immunization and Respiratory Diseases, Division of Bacterial Diseases Sitio web: https://www.cdc.gov/pneumonia/atypical/mycoplasma/index.html 

U.S. Department of Health & Human Services (2019). Chlamydia pneumoniae Infection. 6 de marzo de 2020, de National Center for Immunization and Respiratory Diseases, Division of Bacterial Diseases Sitio web: https://www.cdc.gov/pneumonia/atypical/cpneumoniae/index.html

 

Compartir en:

Sobre el Autor

Escríbenos