fbpx

Pruebas de diagnóstico comunes en ortopedia

Google+ Pinterest Respuesta Tumblr +

Cuáles son las pruebas de diagnóstico más comunes en ortopedia

Se pueden utilizar diversas pruebas para diagnosticar y detectar afecciones ortopédicas. Algunas pruebas de diagnóstico comunes en ortopedia ayudan a determinar la ubicación y la gravedad de la afección, mientras que otras pueden ayudar a descartar otras posibles causas de los síntomas.

Los cirujanos ortopédicos utilizan una variedad de pruebas de diagnóstico para ayudar a identificar la naturaleza específica de la lesión o condición musculoesquelética. Los especialistas en ortopedia también utilizan los resultados de estas pruebas para planificar un curso de tratamiento adecuado. Estas son algunas de las pruebas de diagnóstico comunes en ortopedia para las lesiones y afecciones musculoesqueléticas.

Análisis de sangre

Un ortopedista puede ordenar una variedad de análisis de sangre. Algunas enfermedades como la artritis reumatoide pueden diagnosticarse por la presencia de una sustancia específica en la sangre. Es posible que se le solicite ayuno al paciente antes del examen ortopédico sanguíneo. Por lo general, un análisis de sangre es un asunto simple que implica extraer una pequeña cantidad de sangre del brazo.

Artrografía

La artrografía se usa para ayudar a diagnosticar la causa de un dolor articular inexplicable. Esta prueba de diagnóstico ortopédico común consiste en una serie de imágenes de rayos X que se toman después de inyectar un medio de contraste. Se inyecta una solución de yodo en el área afectada para ayudar a resaltar las estructuras de la articulación. Esto incluye ligamentos, cartílago, tendones y la cápsula articular. En esta prueba se toma varias radiografías de la articulación utilizando un fluoroscopio, una pieza especial de equipo de rayos X que muestra inmediatamente la imagen.

Es posible que se le solicite al paciente ayuno antes de este examen ortopédico. Durante la artografía el paciente debe mover la articulación en varias posiciones a medida que se toman las imágenes. Es normal sentir alguna molestia u hormigueo durante el procedimiento. Personas embarazadas o alérgicas al yodo y a los mariscos deben notificar al especialista en ortopedia. Esto porque en estas condiciones se puede tener un mayor riesgo de complicaciones.

Tomografía computarizada (TC)

Una tomografía computarizada combina rayos X con tecnología informática para producir una imagen transversal más detallada del cuerpo. Esto puede equipararse a una radiografía de “alta tecnología” en donde se combina rayos X con el uso de una computadora para producir imágenes más detalladas (como “rebanadas de pan”) del paciente. A menudo se usa como examen ortopédico en los siguientes casos:

  • Fractura que no se ve bien en una radiografía simple
  • Sospecha de tumor
  • Después de un trauma para observar órganos y estructuras internas

Se puede solicitar una tomografía computarizada si el ortopedista sospecha un tumor o una fractura que no aparece en las radiografías (como en la clavícula o la pelvis). También en caso de que se haya tenido un traumatismo severo en el pecho, el abdomen, la pelvis o la médula espinal.

Algunas tecnologías ahora permiten la obtención de imágenes en 3D. Se puede usar un tinte de contraste en conjunto para mejorar la visibilidad de las estructuras sospechosas. Se le pedirá al paciente que permanezca inmóvil sobre una mesa que se desliza hacia adentro de un gran cilindro en donde hay un escáner. El tubo de rayos X gira lentamente alrededor del paciente y toma muchas imágenes desde todas las direcciones. Una computadora combina estas imágenes para producir una vista bidimensional clara en una pantalla. Las personas con claustrofobia a menudo tienen dificultades con esta prueba de diagnóstico común en ortopedia.

Gammagrafía ósea para el diagnostico de daños ortopédicos

Gammagrafía ósea

Una gammagrafía ósea es un procedimiento radiológico especializado que se utiliza para examinar los huesos. Se realiza para identificar áreas de cambios óseos físicos y químicos. También se puede usar una gammagrafía para seguir el progreso del tratamiento de ciertas afecciones. Hay dos tipos de pruebas de diagnóstico comunes en ortopedia que pueden llamarse gammagrafías óseas. Una evalúa la densidad del hueso (densitometría ósea) y se usa para diagnosticar osteoporosis. Este tipo de gammagrafía ósea utiliza rayos X estrechos o ultrasonido para ver qué tan sólido es el hueso. No se requiere preparación para esta prueba, que toma solo unos minutos y no tiene efectos secundarios.

El segundo tipo de gammagrafía ósea se utiliza para identificar áreas donde existe una formación ósea inusual. Se utiliza con frecuencia para identificar los sitios de fracturas por sobrecarga o la presencia de artritis, infección o cáncer.

Aproximadamente tres horas antes de la exploración se le administrará al paciente una dosis de una sustancia levemente radiactiva llamada tecnecio, a través de una vía intravenosa. Esta sustancia se encuentra naturalmente en el cuerpo humano y se utiliza en el proceso de formación de huesos. La gammagrafía ósea en se realiza unas tres horas más tarde, lo que le da tiempo al hueso para absorber el tecnecio. Mientras el paciente se acuesta en una mesa, una cámara nuclear especial toma una fotografía de todo su cuerpo. Este proceso toma de 30 a 90 minutos. Las áreas de actividad anormal de formación de hueso aparecerán más brillantes que el resto del esqueleto.

Discografia

La discografía es una prueba que se utiliza para determinar si los discos, las almohadillas acolchadas que separan los huesos de la columna, son la causa del dolor de espalda. Este examen ortopédico se puede realizar antes de la cirugía para identificar los discos afectados.

Antes del procedimiento se le administrarán antibióticos y medicamentos de relajación al paciente a través de una vía intravenosa. Por lo general se usa anestesia local para adormecer la piel. Durante el procedimiento, el médico inserta una aguja en uno o más discos e inyecta un medio de contraste. El paciente sentirá dolor cuando se introduzca el tinte en el disco dañado. Posteriormente, una tomografía computarizada mostrará cualquier cambio en el tamaño o la forma del disco. Se pueden experimentar algunas molestias musculares después del procedimiento, pero el profesional de la salud puede recetar analgésicos para aliviar el malestar.

Resonancia magnética (IRM)

Esta prueba utiliza imanes fuertes y campos magnéticos, junto con el uso de computadoras para tomar fotografías de alta resolución. Similar a la tomografía computarizada, también toma imágenes transversales o cortes del cuerpo. Esta prueba de diagnóstico ortopédico se utilizará para observar lo siguiente:

El procedimiento puede durar entre 30 y 90 minutos y aunque puede ser ruidoso, no es doloroso. Los pacientes que cuentan con algún implante de metal que no se puede extraer del cuerpo no pueden someterse a esta prueba.

La resonancia magnética es una prueba de diagnóstico ortopédico se utilizará para observar lo siguiente

Ecografía Doppler (Eco-Doppler venoso y arterial)

Un ortopedista que sospecha de un bloqueo en los vasos sanguíneos de las piernas o brazos puede ordenar una ecografía Doppler. Este es un examen ortopédico no invasivo que no tiene efectos secundarios. Se trata de un método de diagnóstico de primera línea para los pacientes con patologías vasculares. También llamado ultrasonido Doppler, esta prueba de diagnóstico común en ortopedia usa ondas sonoras de alta frecuencia que hacen eco en el cuerpo. Esto crea una imagen de los vasos sanguíneos. El sistema de audio Doppler transmite el sonido “silbante” del flujo sanguíneo.

Durante la prueba se aplica un gel transparente sobre la piel sobre los vasos sanguíneos que se están analizando. El técnico usa un sensor que parece un micrófono. El sensor se coloca contra la piel y se mueve hacia arriba y hacia abajo por el área que se está probando. El técnico aplicará presión cada pocos centímetros para ver si los vasos sanguíneos cambian de forma. Este procedimiento dura unos 30 minutos y la mayoría de las personas no experimentan dolor ni malestar.

Absorciometría dual de rayos X

La absorciometría de rayos X de energía dual (DEXA) es la prueba más utilizada para medir la densidad ósea. Esto se debe a que puede monitorear con precisión los cambios en la densidad ósea en pacientes con osteoporosis que se someten a tratamientos. La máquina toma una fotografía de los huesos de la columna vertebral, la cadera, todo el cuerpo y la muñeca y calcula la densidad. Es una prueba de diagnóstico común en ortopedia indolora y no invasiva, por lo que no requiere preparaciones especiales.

Para este examen ortopédico el paciente se acuesta en una mesa acolchada mientras la máquina de escaneo de rayos X se mueve sobre su cuerpo para capturar imágenes de su cadera, columna o cuerpo entero. El examen tarda unos 20 minutos en completarse y la dosis de radiación de la radiografía es menor que la que se usa para una radiografía de tórax. Tanto la densidad ósea como el riesgo de fractura se comparan con el rango “normal” para personas de la misma edad, así como con la máxima densidad ósea posible.

Electromiografía

Esta prueba de diagnóstico ortopédico es especialmente relevante, pues se usa para observar la actividad eléctrica en los músculos y el funcionamiento de los nervios si se sospecha una conductividad neural disminuida o ausente. A través de este examen se puede aprender más sobre el funcionamiento de los nervios en brazos y piernas.

Durante una electromiografía se colocan agujas delgadas en músculos específicos para medir la actividad eléctrica. Con la aguja en el área a examinar, el médico le pedirá al paciente que se relaje y contraiga el músculo. La actividad eléctrica entre el estado de reposo y el activo se medirá en comparación para observar su función general. Esta prueba por lo general es incómoda. Las señales eléctricas generadas por el músculo se transmiten en una pantalla. Cuando se quitan las agujas, es posible experimentar algo de dolor y hematomas, los cuales desaparecen en pocos días.

No hay efectos secundarios a largo plazo. Si se está tomando medicamentos anticoagulantes o se tiene una enfermedad pulmonar es necesario informar al médico que realizará la prueba.

Para saber si es necesario solicitar alguna de las pruebas de diagnóstico comunes en ortopedia el médico generalmente deberá considerar si la información potencial obtenida de esta prueba cambiará o dictará el curso del tratamiento. Las radiografías generalmente se solicitan con regularidad, ya que son bastante económicas en comparación con otros tipos de exámenes ortopédicos. En situaciones que no son de emergencia, los médicos suelen pedirle al paciente que pruebe opciones más “conservadoras” antes de solicitar pruebas más caras. Estas opciones conservadoras pueden incluir algunas de las siguientes:

  • Terapia física
  • Descansar
  • Aplicación de hielo
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos

Fuentes de consulta

OrthoInfo. (2020). Glossary of Orthopaedic Diagnostic Tests. 19 de noviembre de 2021, de American Academy of Orthopaedic Surgeons Sitio web: https://orthoinfo.aaos.org/en/treatment/glossary-of-orthopaedic-diagnostic-tests/

Erin Looney, DPT. (2020). COMMON ORTHOPEDIC DIAGNOSTIC TESTS: WHY WOULD MY DOCTOR ORDER THEM AND WHAT DO THEY MEAN?. 19 de noviembre de 2021, de Boston Sports Medicine Sitio web: https://www.bostonsportsmed.com/2013/10/orthopedic-diagnostic-tests/

NA. (2021). Diagnosis and Screening for Orthopaedic Conditions. 19 de noviembre de 2021, de The Johns Hopkins University Sitio web: https://www.hopkinsmedicine.org/health/treatment-tests-and-therapies/diagnosis-and-screening-for-orthopaedic-conditions

Compartir en:

Sobre el Autor

Escríbenos