Neumonía: Tipos de neumonía, agentes causales y diagnóstico

Google+ Pinterest Respuesta Tumblr +

Qué es la neumonía

La neumonía es un tipo de infección respiratoria que afecta uno o ambos pulmones. Puede ser causada por bacterias, virus u hongos. Los pulmones tienen en su interior unas estructuras llamadas alvéolos. Estos son como pequeños sacos que se llenan de aire cuando respiramos. Cuando los pulmones se infectan con neumonía, estos alvéolos se llenan de líquido y pus. Esto hace que la respiración sea dolorosa pues limita la absorción de oxígeno. Las causas de la neumonía pueden ser varias. En este artículo veremos algunas de las causas más comunes y cuáles pueden ser los tipos de neumonía.

Cualquier persona puede contraer esta infección pulmonar. Sin embargo, los bebés menores de dos años y las personas mayores de 65 años tienen un mayor riesgo. Eso se debe a que su sistema inmunológico podría no ser lo suficientemente fuerte como para combatirlo. Es posible también tener neumonía y no saberlo. Los médicos llaman a esto neumonía ambulante. Si la neumonía es el resultado de una bacteria o un virus, puede transmitirla a otra persona. Hay ciertos hábitos que pueden aumentar las posibilidades de contraer neumonía, por ejemplo fumar o beber demasiado.

Cuáles pueden ser las causas de la neumonía

Pueden ser muchos y diferentes agentes infecciosos los que causen neumonía. Entre los más comunes se encuentran:

  • Streptococcus pneumoniae: esta es la causa más común de neumonía bacteriana en niños.
  • Haemophilus influenzae de tipo b (Hib): es la segunda causa más común de neumonía bacteriana.
  • Virus sincitial respiratorio es la causa más frecuente de neumomía viral.
  • Pneumocystis jiroveci es una causa importante de neumonía en niños menores de seis meses con VIH/SIDA. Es responsable de al menos una de cada cuatro muertes de lactantes seropositivos al VIH.
  • Mycoplasma pneumonia.

ilustración alveolos con neumonía

Síntomas de la neumonía

Los síntomas pueden variar según la causa de la neumonía, edad y estado general de salud. Suelen desarrollarse durante varios días. Los síntomas comunes de neumonía incluyen:

  • Dolor en el pecho al respirar o toser
  • Tos que produce flema o moco
  • Fatiga y pérdida de apetito
  • Fiebre, sudoración y escalofríos
  • Náuseas, vómitos y diarrea
  • Falta de aliento

Junto con estos síntomas, los adultos mayores y las personas con sistemas inmunológicos débiles pueden presentar confusión o tener cambios en el estado de conciencia. También es posible presentar una temperatura corporal inferior a la normal.

Es importante mencionar que los recién nacidos y los bebés pueden no mostrar signos de infección. Cuando sí presentan síntomas pueden vomitar, tener fiebre y tos, y parecer inquietos o cansados.

Diagnóstico de neumonía

El diagnóstico se realiza a partir de preguntas sobre los síntomas y el historial médico del paciente. Luego, el médico escucha los pulmones. Si tiene neumonía, es posible que escuche crujidos, burbujeos o ruidos retumbantes cuando inhala. Si se sospecha que podría tener neumonía, probablemente se ordene pruebas que incluyen:

  • Análisis de sangre para buscar signos de una infección bacteriana
  • Radiografía de tórax para detectar la infección en los pulmones y hasta qué punto se ha propagado
  • Oximetría de pulso para medir el nivel de oxígeno en la sangre
  • Prueba de esputo para verificar la presencia de una infección en el líquido de los pulmones

Si los síntomas comenzaron en el hospital o si tiene otros problemas de salud, su médico podría hacerle más pruebas, como:

  • Prueba de gases en sangre arterial para medir el oxígeno en una pequeña cantidad de sangre extraída de una de sus arterias
  • Broncoscopía para revisar vías respiratorias en busca de bloqueos u otros problemas
  • Tomografía computarizada para obtener una imagen más detallada de los pulmones
  • Cultivo de líquido pleural, en el cual se extrae una pequeña cantidad de líquido de los tejidos alrededor de los pulmones para buscar bacterias que puedan causar neumonía

Complicaciones de la neumonía

Cuando la infección se agrava, la neumonía puede presentar ciertas complicaciones. Estas pueden ser:Sala de hospitalización con adultos mayores

  • Bacteremia, en la cual las bacterias se propagan a la sangre. Esto puede causar choque séptico e insuficiencia orgánica.
  • Problemas para respirar, lo que puede significar que necesita usar una máquina de respiración mientras los pulmones sanan.
  • Acumulación de líquido entre las capas de tejido que recubren los pulmones y la cavidad torácica. Este líquido también puede infectarse.
  • Absceso pulmonar, cuando se forma una bolsa de pus dentro o alrededor de su pulmón.

Por qué es importante la clasificación para el tratamiento

La neumonía adquirida en la comunidad generalmente es causada por neumococos, mientras que la neumonía nosocomial se relaciona con estafilococos. Ambas son bacterias intestinales y gérmenes especiales como pseudomonas aeruginosa. Algunas de esas bacterias pueden ser multirresistentes, lo que significa que son resistentes a varios antibióticos. Por este motivo, a veces se necesita diferentes antibióticos que aquellos para tratar la neumonía adquirida en la comunidad.

Tratamiento de neumonía

Si la neumonía es bacteriana, se prescribe antibióticos. Si se trata de neumonía viral, los antibióticos no ayudan. En este caso se recomienda descansar, beber muchos líquidos y tomar medicamentos para la fiebre. Si los síntomas son graves o se tiene otras afecciones que lo hacen más propenso a tener complicaciones, el médico puede enviarlo al hospital.

Hay que considerar que para cualquier tipo de neumonía, la recuperación llevará tiempo. Es posible que se necesite una semana libre de sus rutinas habituales y aún así puede sentirse cansado durante un mes.

Tipos de neumonía

La literatura médica distingue los tipos de neumonía según el lugar donde se contrajo la infección. De manera diferente a las causas de la neumonía, que se entiende como el agente patógeno que la produce.
Esta tipificación permite una mejor descripción de la enfermedad y, lo que es más importante, comenzar el tratamiento adecuado y oportuno. Los tipos de neumonía son los siguientes:

  • Neumonía nosocomial o adquirida en el hospital
  • Neumonía adquirida en la comunidad

Qué es la neumonía nosocomial

La neumonía nosocomial se conoce también como neumonía adquirida en el hospital. Como su nombre lo dice, este tipo de neumonía suele adquirirse durante una estadía en un hospital. Puede ser grave porque las bacterias que causan la neumonía pueden ser resistentes a los antibióticos. Es más probable que se trate de este tipo de neumonía si se presentan estos factores:

  • El paciente está en un respirador
  • No puede toser lo suficiente para despejar los pulmones
  • Tiene un tubo de traqueotomía para ayudarlo a respirar
  • Su sistema inmunológico, la defensa de su cuerpo contra los gérmenes, es débil debido a una enfermedad o tratamiento

Neumonía asociada a un ventilador mecánico

La neumonía asociada al ventilador (NAV) es la infección nosocomial más común en pacientes sometidos a ventilación mecánica (VM). Este tipo de neumonía es una causa significativa de morbimortalidad en pacientes críticamente enfermos dentro de las unidades de cuidados intensivos. La neumonía asociada al ventilador es usualmente causada por bacterias sensibles a antibióticos. Representa aproximadamente la mitad de todos los antibióticos administrados en la unidad de cuidados intensivos.

La incidencia reportada depende de la combinación de casos, la duración de la ventilación mecánica y los criterios de diagnóstico utilizados. Ocurre entre 9% y 27% de los pacientes con ventilación mecánica, con aproximadamente cinco casos por mil días de ventilación.

El principal factor de riesgo para desarrollar este tipo de neumonía es la presencia de un tubo endotraqueal (TET). Normalmente se presenta tras 48 horas o más de someterse a la intubación. Puede ser adicionalmente clasificada como de aparición temprana (dentro de las primeras 96 horas) y de aparición tardía (más de 96 horas).

Paciente con tubo endotraqueal

La mayoría de los casos son causados por la microaspiración de secreciones orofaríngeas contaminadas. La orofaringe se coloniza rápidamente con bacterias gramnegativas aeróbicas. Esto suele suceder después de una enfermedad, tratamiento con antibióticos o ingreso hospitalario como resultado de alteraciones en las defensas del huésped y cambios posteriores en la adherencia bacteriana a las superficies mucosas.

Cómo se desarrolla la neumonía asociada a un ventilador

Estas secreciones contaminadas se acumulan sobre el manguito de la tráquea o el tubo de traqueotomía y lentamente obtienen acceso a la vía aérea a través de pliegues en la pared del manguito.
Una biopelícula bacteriana, que es impermeable a los antibióticos sistémicos, se forma gradualmente en la superficie interna del tubo endotraqueal y sirve como un nido para la infección.

Este tipo de neumonía normalmente presenta síntomas tales como fiebre, secreciones respiratorias purulentas, elevación de marcadores inflamatorios, dificultad respiratoria y deterioro de los parámetros respiratorios (volumen corriente reducido, ventilación minuto incrementada e hipoxia).

Algunos pacientes son más vulnerables a organismos atípicos. Cada paciente necesita una evaluación diagnóstica completa para identificar el patógeno probable antes de iniciar los antibióticos. Cuando un paciente exhibe signos de neumonía debe tener una Rx de tórax. En los casos que tienen cambios consistentes con infección se debería enviar una muestra de secreciones de tracto respiratorio para tinción con Gram, cultivo y sensibilidad.

Una Rx de tórax normal debería alertar al médico a considerar una alternativa diagnóstica. Sin embargo, un estudio demostró que solo en el 43% de los pacientes que tuvieron evidencia clínica y radiológica de NAV se confirmó que tenían un diagnóstico de NAV en el examen post mortem.

Previo al inicio de los antibióticos de amplio espectro se debe enviar muestras del tracto respiratorio a microbiología para determinar las causas de la neumonía. El tratamiento para la neumonía asociada a un ventilador debe incluir antibióticos con cobertura contra Pseudomona Aeruginosa, Estafilococo Aureus y bacilos gramnegativos, con antibióticos administrados en el momento oportuno. La neumonía asociada al ventilador tiene una mortalidad atribuible estimada del 9%.

Qué es la neumonía adquirida en la comunidad

Cuando se habla de neumonía adquirida en la comunidad se quiere decir que el paciente no se infectó en el hospital. La neumonía adquirida en la comunidad incluye neumonía por aspiración. Esta se contrae al respirar alimentos, líquidos o vómitos en los pulmones. Es más probable que ocurra si se tiene problemas para tragar o toser. Si no se  puede toser el material que se ingirió, las bacterias pueden multiplicarse en los pulmones. Las causas de la neumonía adquirida en la comunidad también pueden ser por bacterias, hongos o virus.

Agentes causales de la neumonía: causas de la neumonía

Regresando a los agentes infecciosos, debemos saber que los médicos también analizan los tipos de neumonía por las causas de la neumonía. A decir, descubrir si se trata de bacterias, virus u hongos.

Neumonía bacteriana

Cuando hablamos de neumonía adquirida en la comunidad, la mayoría de las veces es causada por bacterias.  Alguien puede contraer neumonía cuando alguien infectado tose o estornuda. Las gotitas llenas de bacterias se elevan al aire, donde puedes respirarlas por nariz o boca. Si una persona tiene un sistema inmunológico debilitado, sus posibilidades de contraer neumonía son mayores. También es más probable que la contraiga si tiene una afección como asma, enfisema o enfermedad cardíaca.

Puede notar síntomas como:

  • Tos que produce mucosidad
  • Fiebre de más de 38 grados centígrados
  • Respiración rápida
  • Falta de aliento
  • Dolor de pecho
  • Fatiga

mujer sonándose: síntomas de neumonía

Tratamiento para la neumonía bacteriana

El tratamiento habitual para la neumonía bacteriana es por medio de antibióticos. Es posible que el médico pida pruebas para encontrar el tipo de bacteria que está causando su infección. Es más común que estas pruebas se pida cuando se trata de  neumonía adquirida en el hospital.

Si tiene neumonía adquirida en la comunidad, los antibióticos que toma por vía oral suelen ser suficientes para tratar la infección. Si sus síntomas son graves, es posible que deba ir al hospital y recibir tratamiento con:

  • Antibióticos y líquidos intravensosos
  • Oxígeno
  • Terapia respiratoria

La neumonía caminante es una forma menos grave de neumonía bacteriana. A veces los médicos la llaman neumonía “atípica”. Los síntomas pueden ser tan leves que no se sabe que se tiene. Es posible que se sienta lo bastante bien como para poder realizar sus actividades habituales, que es de donde proviene el “caminante” en el nombre.

La neumonía caminante puede sentirse como un resfriado fuerte, con síntomas como:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor de cabeza
  • Resfriado

Los antibióticos tratan la infección. Es probable que comience a sentirse mejor de tres a cinco días, pero la tos puede durar algunas semanas.

Neumonía viral

Los virus son la segunda causa más común de neumonía. Muchos virus diferentes causan la enfermedad, incluidos algunos de los mismos virus que provocan resfriados y gripe. Los síntomas de la neumonía pueden ser similares a los de la  gripe común, por ejemplo:

  • Fiebre
  • Resfriado
  • Tos seca
  • Congestión nasal
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio
  • Debilidad

Es importante recordar que los antibióticos no tratarán la neumonía viral, porque solo funcionan en bacterias. El tratamiento generalmente depende del tipo de síntomas que tenga. Por ejemplo, si tiene asma o enfisema, es posible que necesite tratamiento para ayudarlo con la respiración.

Virus: una de las causas de la neumonía

Se recomienda beber líquidos adicionales para ayudar a aflojar la mucosidad en el pecho. Para aliviar el dolor y bajar la fiebre, el médico puede sugerir acetaminofén o un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) como el ibuprofeno. También puede recomendar un medicamento antiviral o un medicamento para ayudar a respirar mejor.

Neumonía fúngica

Los hongos son una causa menos común de neumonía. No es probable que una persona sana contraiga neumonía por hongos. Pero existe una mayor probabilidad en caso de sistema inmunológico debilitado por:

  • Trasplante de órgano
  • Quimioterapia para el cáncer
  • Medicamentos para tratar una enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide
  • VIH
  • La neumonía por hongos se contrae al inhalar pequeñas partículas llamadas esporas de hongos

Las personas en ciertos trabajos tienen más probabilidades de entrar en contacto con ellos, como:

  • Vista microscópica de hongo Agricultores que trabajan con excrementos de pájaros, murciélagos o roedores
  • Arquitectos paisajistas y jardineros que trabajan con el suelo
  • Miembros de las fuerzas armadas o trabajadores de la construcción

Los síntomas de la neumonía fúngica son similares a otros tipos. Estos incluyen principalmente fiebre y tos.

Cómo se puede describir la neumonía con mayor exactitud

Los expertos también clasifican la neumonía según otros factores además del lugar de infección y la gravedad. Pero eso generalmente no afecta la forma en que se trata la neumonía. En cambio, es útil para obtener una mejor descripción de la enfermedad.

Neumonía atípica

La neumonía atípica generalmente comienza con fiebre alta repentina y escalofríos. Luego la sucede tos con flema. La neumonía atípica es causada por otros gérmenes, que también se conoce como “atípicos”. Las personas mayores, en particular, tienen menos síntomas o un poco diferentes si tienen neumonía atípica. Luego comienzan lentamente con fiebre leve y/o dolor de cabeza y dolor en las extremidades. En lugar de toser con flema, tienen una tos seca y cosquilleante. Los síntomas atípicos no significan que los pulmones estén menos inflamados o que la enfermedad tome un curso más leve.

Neumonía del lóbulo superior, medio e inferior

Los rayos X juegan un papel importante en la distinción entre estos tipos. El término neumonía lobular se usa si un lóbulo pulmonar entero está visiblemente inflamado. Según el lóbulo pulmonar afectado, la neumonía se denomina neumonía del lóbulo superior, neumonía del lóbulo medio o neumonía del lóbulo inferior.

Si hay varias inflamaciones focales de múltiples lóbulos en los pulmones, se utiliza el término neumonía focal. Algunas personas usan el término bronconeumonía si las inflamaciones focales comenzaron en las vías respiratorias inflamadas (bronquios). A veces, son los sacos de aire los que están más inflamados (neumonía alveolar) y, a veces, es el tejido entre los sacos (neumonía intersticial).

Fuentes

Khatri, M. (2019). Pneumonia. 6 de febrero de 2020, de WebMD Sitio web: https://www.webmd.com/lung/understanding-pneumonia-basics#2

WebMD (2010). Types of Pneumonia. 6 de febrero de 2020, de WebMD Sitio web: https://www.webmd.com/lung/pneumonia-types#2

Institute for Quality and Efficiency in Health Care. (2018). How are different types of pneumonia classified?. 6 de febrero de 2020, de National Center for Biotechnology Information, U.S. National Library of Medicine Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK525768/

Hunter, J. . (2012). Ventilator associated pneumonia. 11 de febrero de 2020, de Britich Medical Journal Sitio web: https://www.bmj.com/content/344/bmj.e3325.full

Miller, F.. (2018). Neumonía Asociada al Ventilador. 11 de febrero de 2020, de World Federation of Societies of Anesthesiologists Sitio web: https://www.wfsahq.org/components/com_virtual_library/media/74d02bfd1d8ced1516fe305f960f1698-382-Neumon–a-Asociada-a-Ventilador.pdf 


Compartir en:

Escríbenos