Qué es la GISAID: Iniciativa Global para Compartir Todos los Datos de Influenza

Google+ Pinterest Respuesta Tumblr +

Qué es GISAID

GISAID es la Iniciativa para Compartir Datos de Influenza entre la comunidad científica de todo el mundo. Es una organización sin fines de lucro que se estableció en 2008. Al inicio surgió como un proyecto para compartir datos sobre la gripe aviar. Comenzó debido a la intención de fomentar el intercambio internacional de todos los datos del virus de la influenza y publicarlos. Pronto se convirtió en un mecanismo indispensable para compartir la secuencia genética de la influenza y los metadatos relacionados. Esto es de vital importancia tanto para la comunidad científica como para la salud pública. La organización de la información es especialmente útil para los gobiernos del mundo.Logo de GISAID: Iniciativa Global para Compartir todos los Datos de Influenza

Hoy GISAID es reconocido como un mecanismo eficaz y confiable para compartir datos de influenza publicados y “no publicados”. Su concepto para incentivar el intercambio de datos estableció una alternativa al intercambio de datos a través de archivos convencionales de dominio público.

GISAID frente a las pandemias: por qué es crucial compartir datos de influenza

La rápida propagación de enfermedades infecciosas letales es un desafío global que puede afectar a cualquier persona en el mundo. Para proteger a las poblaciones contra estos brotes mortales, es fundamental que los científicos y los gobiernos compartan rápidamente información sobre los patógenos que los causan. Sin el acceso a dicha información, es muy difícil evaluar de manera adecuada el riesgo que representa para la salud mundial. Hay que tener en cuenta que se tiene que desarrollar nuevas contramedidas médicas y organizar una respuesta internacional acorde. Sin embargo, los brotes recientes sugieren varios impedimentos para el intercambio rápido de datos de virus.

Es posible que los científicos quieran retener algunos datos hasta que se publique sus estudios académicos. Los gobiernos temen las repercusiones de estar asociados con un nuevo brote importante. Además de que es un desafío financiar bienes públicos mundiales como una base de datos internacional para albergar dichos datos. Sin embargo, sí es posible alentar un mayor intercambio de datos a través del diseño cuidadoso de mecanismos de intercambio. En este sentido, GISAID ha desarrollado un historial exitoso en el campo de la influenza. Esta experiencia puede servir como un plan útil para manejar otras enfermedades y desafíos globales que requieren el intercambio internacional de datos sensibles.

Conexión entre gente infectada en una epidemia

En salud pública, el rastreo de contactos es el proceso de identificación de personas que posiblemente entraron en contacto con una persona infectada

Cómo surgió GISAID

En 2006 se suscitó una emergencia por la renuencia a compartir datos, en particular de los virus de la gripe aviar H5N1.

Esto puso de manifiesto ciertas limitaciones y falta de equidad. Tal fue el caso, que el Sistema Mundial de Vigilancia y Respuesta a la Influenza (GISRS) fue criticado de diversas maneras. En especial por limitar el acceso a los datos de la secuencia H5N1. La información hasta ese momento se almacenaba en una base de datos alojada por los Laboratorios Nacionales de Los Álamos en Estados Unidos. Este repositorio de datos fue creado con financiamiento de los Centros para Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Surgió como un primer intento de compartir datos confidenciales de los países afectados. Sin embargo, solo era accesible para aquellos que a su vez proporcionaban datos de la secuencia H5N1.

Dicho enfoque de acceso limitado restringió el intercambio de los datos previos a su publicación. La información siempre es vital para una comprensión mayor del progreso de la amenaza emergente de salud pública y animal. Además, se identificó que aún después de la publicación formal, seguía sin satisfacerse la necesidad de transparencia e intercambio de datos. Tampoco de las muestras de pacientes y animales infectados con H5N1 que contribuyeron a los análisis. Por lo tanto se comenzó a  promover un intercambio entre los investigadores médicos líderes de todo el mundo. Finalmente, en una carta publicada en la prestigiosa revista Nature se presentó la creación de la Iniciativa Global para Compartir Todos los Datos de influenza o GISAID. Esta carta la firmaron 70 líderes científicos, incluidos siete ganadores del Premio Nobel.

Acuerdo de Acceso a la Base de Datos GISAID

Para establecer GISAID, se produjo una colaboración única, que involucró a varios miembros. Entre ellos, los laboratorios de referencia GISRS, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Estos constituyen la comunidad más amplia de investigación de la gripe o influenza junto con funcionarios de instituciones gubernamentales y organizaciones no gubernamentales. La creación de GISAID fue posible gracias a un acuerdo sobre el intercambio de datos genéticos para enfrentar situaciones de emergencia, sin infringir los derechos de propiedad intelectual.

Virus y su cadena de ADNFue así como nació el Acuerdo de Acceso a la Base de Datos GISAID (Database Access Agreement). El DAA rige el acceso de cada individuo y su uso de los datos en la base de datos EpiFlu de GISAID. Es una alianza entre científicos y no científicos, con experiencias y conocimientos diversos, involucrados en la elaboración de un acuerdo aceptable, simple y ejecutable. El acuerdo ganó la confianza y el respeto de la comunidad científica y las autoridades de salud pública y salud animal. 

La pertinencia de compartir datos de influenza

Las características del DAA para compartir datos de influenza fomentan el intercambio y aseguran la propiedad de datos del proveedor. Esto requiere el reconocimiento de aquellos que proporcionan las muestras y la producción de los datos. Por otro lado, no restringe el uso de los datos por parte de los usuarios registrados para que se adhieran a la DAA. En resumenn, se define un código de conducta entre proveedores y usuarios de datos. A la vez, se consolida el respeto mutuo por sus respectivas contribuciones complementarias. Esto refuerza  el espíritu de colaboración del GISRS de la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecido en 1952.

La base de datos EpiFlu fue lanzada en 2008. Esta fue de vital importancia en la respuesta a la pandemia de influenza A (H1N1) de 2009. La información de esta base de datos  permitió a los países seguir  la evolución del nuevo virus a medida que se extendía a nivel mundial. La aceptación de la forma de intercambio de GISAID por parte de proveedores y usuarios de datos, y la confianza de la comunidad de la gripe, fueron evidentes en 2013. En se año se liberó de manera inmediata y sin precedentes las secuencias genéticas de los virus de la Influenza A (H7N9) de los primeros casos humanos. Fueron científicos chinos del Centro Colaborador de la OMS para la Influenza en Beijing. 

Científicos analizando datos: la importancia de compartir datos de influenza

Beneficios de la base de datos de GISAID

Tales eventos reafirmaron la pertinencia de GISAID para compartir datos de influenza de manera oportuna. Así mismo, para su uso posterior de la secuenciación de datos. Esto sirve para generar, desarrollar y probar virus vacunales candidatos mediante biología sintética. En unas pocas semanas se demostró cómo GISAID atendió con éxito esta importante brecha “tecnológica”.

En un artículo científico sobre la epidemia de H7N9 en China se confirmó una vez más la importancia de compartir datos sobre la evolución de los virus. Esto sirve entre otras cosas para la evaluación del riesgo global. Los autores analizaron los virus H7N9 aislados que formaron la quinta ola en la provincia de Jiangsu. Los resultados no mostraron mutaciones virales significativas en lugares funcionales clave. Esto a pesar de que los virus H7N9 están bajo un reordenamiento dinámico continuo y tienen una heterogeneidad genética. Estos hallazgos deberían de ayudar, por ejemplo, a reducir las preocupaciones planteadas, a pesar de que el número de infecciones humanas con el virus H7N9 aumentó bruscamente durante la quinta ola en China.

GISAID proporciona la plataforma de intercambio de datos particularmente utilizada por GISRS. A través de esta los datos sobre las secuencia de los  virus se comparten de manera abierta. Esta acción es importante para las vacunas estacionales y prepandémicas. A menudo, los investigadores científicos, funcionarios de salud pública y animal, y la industria farmacéutica dependen de ello. Tal apertura de los datos más actualizados ayuda a comprender y mejorar la credibilidad de las recomendaciones de la OMS para la composición de vacunas estacionales y para evitar pandemias potenciales.

mapa del mundo: compartir datos de influenza

Alemania es quien hospeda GISAID. El Instituto Max-Planck de Informática desarrolla el portal y el software de base de datos.

Qué logró GISAID: ventajas sobre otras formas de compartir datos científicos

Además, al promover el intercambio rápido de datos de posibles infecciones de virus zoonóticos pandémicos, así como de virus de influenza estacional, GISAID garantiza un principio clave del Marco de Preparación de la Influenza Pandémica (PIP) de la OMS. Sobre todo respecto al papel crítico que desempeña al establecer una respuesta mitigante efectiva. La capacidad de GISAID para facilitar colaboraciones globales eficientes, como el Consorcio Global para H5N8 y Virus de Influenza Relacionados, es esencial para monitorear las interrelaciones filogeográficas. Por ejemplo, entre los virus de subtipo H5 en aves silvestres y domésticas en relación con su incidencia, propagación transfronteriza e impacto veterinario, y evaluación del riesgo para la salud animal y humana.

Los archivos tradicionales de dominio público como GenBank, donde el intercambio y uso de datos se realiza de forma anónima, satisfacen la necesidad de un archivo de datos previamente publicados. Sin embargo, ese método convencional de intercambio de datos tiene ciertos inconvenientes. Por ejemplo, no logra un intercambio rápido de datos importantes en situaciones epidémicas o  de una pandemia potencial. Por ejemplo, en las causadas por el coronavirus del síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS-CoV) y los virus del Ébola.

Consecuencias positivas de compartir datos de influenza

Si bien la base de datos GISAID EpiFlu está alojada y su sostenibilidad está garantizada a través del compromiso de la República Federal de Alemania, el establecimiento de GISAID y el desarrollo de la base de datos EpiFlu dependieron en gran medida de la filantropía de una contribución individual y voluntaria y generosidad de muchos otros, junto con algunas provisiones financieras iniciales de los CDC de Estados Unidos y la sociedad alemana Max Planck.

GISAID se ha convertido en un recurso indispensable para la comunidad científica internacional que estudia la influenza. El grupo ampliará sus actividades y ofertas para catalizar la investigación y el desarrollo en una amplia variedad de temas relativos al análisis de riesgos, desarrollo de fármacos y tratamiento de la influenza.

El hecho de que GISAID haya aceptado compartir datos de influenza como un medio pragmático para satisfacer las necesidades de la comunidad de influenza refleja en parte las características particulares de la influenza. Así como la necesidad continua de monitorear durante todo el año los virus que circulan por todo el mundo. Esto se vuelve  esencial para las recomendaciones de vacunas bianuales y la evaluación de riesgo planteado por infecciones zoonóticas frecuentes por virus de la gripe animal. Mientras tanto, la exhortación para desarrollar un mecanismo equivalente para promover el intercambio oportuno de datos en otros entornos epidémicos urgentes no se cumple en gran medida.

Conclusiones

Una publicación reciente consideró que el “cambio de paradigma” en el intercambio de datos por parte de GISAID podría aplicarse de manera más general y tener grandes efectos positivos. Entre ellos, ayudar en la preparación y respuesta a otras amenazas infecciosas emergentes, como las planteadas por el virus del Ébola y el virus del Zika. De esta manera, este sistema podría complementar y aprovechar al máximo los últimos avances en la secuenciación rápida de muestras en el laboratorio y en el campo, para la investigación de brotes.

Dada la importancia crucial de los datos genéticos para mejorar nuestra comprensión del progreso de una epidemia emergente y potencialmente devastadora, la efectividad de GISAID en la preparación para la pandemia de influenza es evidente y proporciona lecciones importantes para futuras amenazas de pandemia. Si bien la composición genética y los datos asociados necesarios de los diferentes virus son distintos y requieren bases de datos compartimentadas para un análisis inequívoco, el modus operandi para compartir datos genéticos es genérico. Por lo tanto, el mecanismo GISAID podría aplicarse a otros patógenos emergentes. De hecho, la implementación más amplia de un mecanismo de intercambio de datos de este tipo debería ser clave en los esfuerzos concertados para contener la propagación de enfermedades en los animales y las amenazas a la salud humana.

Todo diagnóstico: tu opinión es importanteTu opinión es importante

Nuestro objetivo en Todo Diagnóstico es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Finalmente, ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Boger, P. et al. (2006). A global initiative on sharing avian flu data. 23 de marzo de 2020, de Nature Sitio web: https://www.nature.com/articles/442981a

Shu.Y. & Cauley, J. (2017). GISAID: Global initiative on sharing all influenza data – from vision to reality. 20 de marzo de 2020, de US National Library of Medicine National Institutes of Health Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5388101/ 

GISAID Website: https://www.gisaid.org/ 

Elbe, S. & Buckland‐Merrett, G.(2017). Data, disease and diplomacy: GISAID’s innovative contribution to global health. 24 de marzo de 2020, de US National Library of Medicine National Institutes of Health Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6607375/ 


Compartir en:

Escríbenos