Uso innecesario de antibióticos en el paciente pediátrico: implicaciones

Google+ Pinterest Respuesta Tumblr +

Uso innecesario de antibióticos en niños

Los antibióticos se encuentran entre los medicamentos más recetados para los niños. En ocasiones la antibioticoterapia o un tratamiento con antibióticos puede salvar la vida del paciente pediátrico. No obstante, nuevas investigaciones muestran que su uso excesivo o mal uso puede causar más daño que bien. La prescripción o uso innecesario de antibióticos en niños abarca varios dominios. El más importante es el uso excesivo e inadecuado. Esto se refiere a la prescripción de un antibiótico cuando no se requiere para el tratamiento. Por ejemplo, para tratar una infección viral.

Al menos el 30% de los antibióticos recetados en entornos ambulatorios se considera innecesario. A pesar del reconocimiento de la resistencia a los antimicrobianos, el problema de la prescripción inadecuada de antibióticos es persistente. Los antibióticos pueden provocar eventos adversos, toxicidad y efectos perjudiciales sobre la microbiota intestinal y el sistema inmunológico. Además, tanto a nivel individual como a nivel de población, el uso excesivo de antibióticos impulsa el desarrollo y la transmisión de la resistencia antimicrobiana.

Un niño pequeño por lo general desarrolla entre cuatro y seis episodios de infección del tracto respiratorio superior por año. La mayoría de estas infecciones son ocasionadas por virus, son autolimitadas y el tratamiento con antibióticos no es necesario. Por lo tanto, los pediatras deben ser el grupo prioritario para la educación a fin de reducir el uso innecesario de antibióticos en niños.

Pediatra revisando con estetoscopio a niño enfermo

Prescripción de antibióticos para infecciones del tracto respiratorio superior infantil

La falta de conocimiento y conciencia de padres de familia y cuidadores produce una solicitud inadecuada de prescripción de antibióticos.

En países en desarrollo, los programas exitosos para reducir el tratamiento inadecuado con antibióticos para las infecciones del tracto respiratorio superior en la infancia suelen tener dos componentes importantes. Uno de ellos dirigido a los clínicos y el otro a los cuidadores. El objetivo es mejorar su conocimientos y cambiar su actitud y creencias.

El uso indiscriminado de antibióticos para infecciones del tracto respiratorio superior está muy extendido en China. La evidencia reciente señala que más del 90% de todas las cepas de micoplasmas aisladas de diferentes regiones de China son resistentes a los macrólidos.

La conducta de prescripción de antibióticos y las preocupaciones de los médicos sobre el tratamiento de las infecciones del tracto respiratorio superior son muy similares en todo el mundo. En los departamentos de emergencia de grandes hospitales en ciudades chinas como Beijing o Shanghai, a menudo se observa que los niños están conectados a una línea intravenosa recibiendo antibióticos. Esto a pesar de un diagnóstico de enfermedad respiratoria febril relativamente leve.

El Dr. Matthew Kronman, experto en enfermedades infecciosas en el Seattle Children’s Hospital, ha estudiado el uso innecesario de antibióticos en niños para tratar infecciones respiratorias comunes. Descubrió que en Estados Unidos aproximadamente 11.4 millones de recetas de antibióticos se prescribe inadecuadamente a niños y adolescentes cada año.

Los antibióticos solo son efectivos en el tratamiento de infecciones bacterianas. Debido a que las infecciones respiratorias son muy comunes en la población infantil, a menudo se receta antibióticos sin confirmar la etiología de la infección. Las intervenciones para promover el uso racional de antibióticos, sobre todo en infecciones respiratorias, son fundamentales para preservar la efectividad de los medicamentos disponibles.

Uso innecesario de antibióticos en niños

Implicaciones del uso innecesario de antibióticos en pediatría

Además del uso innecesario de antibióticos en niños para tratar infecciones virales, hay otros tipos importantes de prescripción inadecuada de antibióticos. Esto incluye la prescripción para una duración innecesariamente prolongada, selección de un antibiótico de amplio espectro innecesario o el uso de terapia intravenosa cuando la terapia oral sería igualmente efectiva.

Cada vez que a un niño o a cualquier persona se le prescribe un antibiótico, se corre el riesgo de tener una reacción severa al medicamento. Estas reacciones llevan a miles de pacientes a las salas de emergencia cada año. Los antibióticos pueden causar diarrea o colitis por clostridium difficile, y la exposición en la niñez temprana se ha asociado incluso con el desarrollo del asma y enfermedad de Crohn.

Los niños que toman antibióticos también tienen más probabilidades de tener futuras infecciones causadas por bacterias resistentes. Estas son más difíciles de tratar y pueden llevar a la hospitalización del menor. Cuanto más circulan estas bacterias resistentes, mayor es la probabilidad de transmisión de estas cepas de persona a persona. Esto da como resultado infecciones causadas por bacterias resistentes incluso en personas sin previa exposición a antibióticos.

El uso innecesario de antibióticos en la infancia se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes y obesidad, que probablemente están mediadas a través de interrupciones en el microbioma. Por lo tanto, los profesionales de la salud deben sopesar cuidadosamente los riesgos y beneficios cuando prescriben estos medicamentos.

Uso innecesario de antibióticos en niños: paciente pediátrico hospitalizado

Antibioticoterapia en el paciente pediátrico

La mayoría de los pacientes pediátricos que requiere antibioticoterapia por vía intravenosa ha tenido algún problema médico previo u hospitalización que los ha hecho más propensos a infecciones. No obstante, a veces las personas contraen una infección profunda o grave de bacterias que viven en su propia piel. La más común de estas infecciones es causada por la bacteria staphylococcus, incluida la bacteria staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM).

Se usa antibióticos intravenosos para infecciones muy graves como la sepsis. Esto porque los antibióticos intravenosos alcanzan los tejidos más rápido y en concentraciones más altas que los antibióticos orales. También se recurre a la antibioticoterapia en caso de infecciones en partes del cuerpo donde la penetración de los antibióticos orales es menos efectiva, como en el fluido espinal y los huesos. Finalmente, se usa los antibióticos intravenosos para infecciones que son resistentes a los antibióticos orales.

El uso de antibióticos por vía intravenosa está relacionado con un aumento de las infecciones resistentes a los antibióticos. A medida que la resistencia a los antimicrobianos ha aumentado, nuestra capacidad para usar antibióticos orales para tratar infecciones ha disminuido. Algunas infecciones que generalmente no requerían antibióticos por vía intravenosa ahora suelen requerirlos.

Efectos secundarios del uso innecesario de antibióticos en niños

Los niños más pequeños son más propensos a las infecciones y, por lo tanto, tienen más probabilidades de que se les prescriba antibióticos. Además, son más propensos a experimentar reacciones alérgicas. Uno de cada 400 niños menores de dos años es hospitalizado cada año debido a una reacción a los antibióticos. Cuanto más grande sea el niño, menos probable es que tenga una reacción adversa. Los efectos secundarios más comunes, además de reacciones alérgicas, son dermatitis del pañal y diarrea en niños más pequeños; y problemas gastrointestinales, como náuseas, vómito, diarrea y dolor abdominal, en niños mayores. El dolor de cabeza y las infecciones por levaduras son reacciones menos comunes. Ciertos antibióticos producen efectos secundarios raros como sensibilidad a la luz.

Uso innecesario de antibióticos en niños: reacción alérgica cutánea por antibióticos

Cómo combatir el uso innecesario de antibióticos en pediatría

De acuerdo con un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los antibióticos son la causa principal de las visitas de niños a la sala de emergencia por eventos adversos de medicamentos. Los posibles efectos secundarios incluyen reacciones alérgicas, infecciones por hongos y diarrea.

Hay varias explicaciones posibles para la prescripción inapropiada de antibióticos. Por ejemplo, los padres pueden pedir que se prescriba antibiótico para reducir el sufrimiento de su hijo. En especial si en el pasado se les prescribió antibióticos inadecuadamente en situaciones similares, pueden creer que son necesarios.

En otros casos, los médicos pueden en realidad no estar seguros sobre el diagnóstico. Por lo tanto, es necesario conocer y recurrir al diagnóstico molecular rápido para determinar el agente causal de la infección. De esta manera, se indicará antibióticos solo cuando se trate de infecciones bacterianas.

La prescripción apropiada de antibióticos es un problema muchas veces relacionado con la calidad de atención. Con las intervenciones oportunas enfocadas en el diagnóstico, se puede continuar mejorando la prescripción de antibióticos para niños y extender estas mejoras a pacientes de todas las edades.

Tal vez te pueda interesar: Diagnóstico molecular, tendencia y futuro de la atención médica

Conclusiones

Es difícil diferenciar entre un resfriado y una infección sinusal bacteriana en la atención primaria. La incertidumbre diagnóstica es definitivamente un factor por el que los médicos se arriesgan a recetar antibióticos al paciente pediátrico. Es decir, aun cuando se cree que es probable que un paciente tenga un resfriado, la cultura médica alienta a arriesgarse a sobretratar con antibióticos, en lugar de arriesgarse a mantener en observación.

Casi 70 mil niños en Estados Unidos terminan en urgencias cada año después de experimentar reacciones adversas a antibióticos. Esto de acuerdo con un análisis realizado por los CDC. La prescripción excesiva de estos medicamentos contribuye a la peligrosa resistencia a los antibióticos. Se elimina las bacterias más débiles de forma rutinaria y proliferan las superbacterias. Las superbacterias son resistentes a la mayoría de antibióticos disponibles.

En muchos casos los antibióticos salvan vidas y los beneficios superan con creces los riesgos. No obstante, también es importante reconocer esos riesgos, tanto en términos de resistencia a largo plazo, como de eventos agudos adversos a corto plazo.

Es especialmente relevante que un enfoque de medicina de precisión puede proteger a niños (y población en general) de la resistencia a los antibióticos y de eventos adversos por el uso excesivo o innecesario. El objetivo último es prescribir antibióticos solo cuando sea necesario, indicar el medicamento correcto, en la dosis correcta y con la duración adecuada.

Todo diagnóstico: tu opinión es importanteTu opinión es importante

Nuestro objetivo en Todo Diagnóstico es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Finalmente, ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Adam L. Hersh, Matthew P. Kronman. (2017). Inappropriate Antibiotic Prescribing: Wind at Our Backs or Flapping in the Breeze?. 7 de junio de 2019, de American Academy of Pediatrics Sitio web: https://pediatrics.aappublications.org/content/139/4/e20170027

WHO. (2017). Use of antibiotics in children younger than two years in eight countries: a prospective cohort study. 7 de junio de 2019, de World Health Organization Sitio web: https://www.who.int/bulletin/volumes/95/1/16-176123/en/

Ryan Guinness. (2018). 7 de junio de 2019. Antibiotic side effects in kids lead to nearly 70,000 emergency room visits each year, de ABC News Sitio web: https://abcnews.go.com/Health/antibiotic-side-effects-kids-lead-70000-emergency-room/story?id=57333935

ScienceDirect. (2017). Reducing antibiotic prescriptions for childhood upper respiratory tract infections. 7 de junio de 2019, de The Lancet Glibal Health Sitio web: https://www.thelancet.com/journals/langlo/article/PIIS2214-109X(17)30423-0/fulltext

Rose Ibarra. (2014). Study Finds 11.4 Million Unnecessary Antibiotics Prescribed to Children. 7 de junio de 2019, de Seattle Children’s Hospital Sitio web: https://pulse.seattlechildrens.org/study-finds-11-4-million-unnecessary-antibiotics-prescribed-to-children/

Katherine E. Fleming-Dutra et al. (2016). How to Prescribe Fewer Unnecessary Antibiotics: Talking Points That Work with Patients and Their Families. 7 de junio de 2019, de Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta, Georgia Sitio web: https://www.aafp.org/afp/2016/0801/p200.html

Christina Johnson. (2017). Intravenous Antibiotics and the Rise of Resistance: A Q&A with Michele Ritter, MD. 7 de junio de 2019, de UC San Diego Health Sitio web: https://health.ucsd.edu/news/features/Pages/2017-05-01-intravenous-antibiotics-q-and-a-ritter.aspx

Michigan Medicine. (2019). Nearly a quarter of antibiotic prescriptions for children and adults may be unnecessary. 7 de junio de 2019, de ScienceDaily Sitio web: https://www.sciencedaily.com/releases/2019/01/190116185221.htm

Jesse Hirsch. (2018). Antibiotic Side Effects in Children: What Every Parent Should Know. 7 de junio de 2019, de Consumer Reports Sitio web: https://www.consumerreports.org/antibiotics/antibiotic-side-effects-in-children/

Compartir en:

Escríbenos